sábado, 3 de diciembre de 2016

Sorpresa, sorpresa

No podía quedar callado tras el cisma mediático que se ha desencadenado con el todavía muy reciente adiós de Nico Rosberg a la F1; una situación inédita la de que un campeón recién proclamado diga bye bye casi en la misma ceremonia de proclamación.
La pregunta que yo y much@s otros nos hacemos ahora es ésta: acto de valentía o cobardía?
Valiente por abandonar en el mejor momento de su carrera y renunciar a seguir conduciendo uno de los mejores coches de la historia con los potenciales éxitos que le podría reportar a buen seguro en el futuro más próximo, deportivos y económicos, aparte de por ser recordado en la posteridad (cosa que por otro lado ya ha conseguido lo buscase o no) cosas por las que muchísimos otros pilotos sueñan toda su vida y a pesar de ello decir "no lo quiero" porque prefiere vivir en el anonimato y disfrutar de las cosas "simples y mundanas"  como cualquier otro padre de familia.
O cobarde por no querer afrontar las exigencias tanto físicas como psicológicas de mantenerse como un campeón digno y competitivo de cara a todos y todo, "aderezado" con uno de los pilotos más agresivos y geniales que se han visto en los circuitos como compañero de equipo.

Lo que sí parece evidente es que Rosberg no es un verdadero piloto de carreras, lo cual ni muchísimo menos es malo ni criticable pero es chocante que en sus diez años como piloto de F1 tan sólo en estos últimos tres ha estado en disposición de luchar por el título y parece que no ha sabido o podido aguantar ese status de top driver cuando otros han estado en esa misma tesitura año tras año y aún siguen. Y la causa parece clara: simplemente no tiene la ambición innata que un genuino piloto de carreras posee en su foro más interno, algo que no se adquiere ni se asimila por mucho que el padre de turno intente inculcarlo desde la más tierna infancia. Creo que este caso que nos ocupa es la prueba más felaciente y no admite discusión al respecto.

Sin embargo hay algo que el propio Rosberg en su ya famosa carta de despedida cuenta como el preámbulo a su decisión final y que al mismo tiempo le deja un poco en evidencia.
Él cuenta que este año 2016 en concreto ha sido muy duro etc, etc, y que ya en Suzuka teniendo ya el título muy encarrilado pensó en abandonar si finalmente lo conseguía... pero si no seguiría intentándolo. Cómo se come eso? Si tan mal te sientes no debieras prolongar ese tormento que tú mismo y tu entorno personal dices habéis sufrido por mucho que te sientas empujado a ello, ya que entonces estarías prolongando el sufrimiento de esas personas que dices han padecido contigo y que aduces como motivo para la retirada, los cuales sea dicho son unos motivos absolutamente respetables y entendibles (aunque pocas veces atribuidos a los normalmente poco humanizados pilotos de F1 standard). Aunque no deja de ser una incongruencia total al fin y al cabo.

Ello me da que pensar que Rosberg ha sido "conducido" como una locomotora por raíles y él solo ha tenido que mantener la maquinaria en buen estado y funcionamiento hasta que ha llegado a su destino final que era lograr el título mundial, algo de lo que él mismo no estaba muy convencido de querer lograr pero que se ha visto "obligado" a conseguir.
No importa cuales pudieran ser las causas que le hallan empujado todos estos años porque al final llegaríamos siempre a la misma conclusión: si no te sientes bien haciendo algo y además crees que afecta a tus seres más queridos por qué sigues haciéndolo? Déjalo y que le jodan al resto del mundo.
Pero no digas que si no lo hubieras logrado seguirías hasta conseguirlo porque entonces no tiene sentido; al menos yo lo veo así.

Lo cierto es que desde hace ya unos años, justo desde 2014, que es cuando el Mercedes se ha visto competitivo y Hamilton en plena forma otra vez, se ha visto que Rosberg no tenía esos "ingredientes" que todo campeón potencial debiera tener, (más que nada por sus propios actos o falta de los mismos) y la fama de blando o buen tipo le ha acompañado desde entonces hasta ahora que es cuando él mismo nos ha confirmado que sus peores años en la F1 han sido los que para un piloto normal debieran haber sido los mejores.

Mi conclusión por tanto es que más allá de valentía o cobardía en esta decisión, ha habido ventajismo y poca determinación por su parte. De haberse retirado antes, si tan mal lo pasaba, habría merecido muchísimo más respeto y admiración como persona íntegra que habiéndolo hecho ahora como campeón, y mostrado muchísima más valentía.




jueves, 1 de diciembre de 2016

Merecimientos

Esta parece ser la clave alrededor de la cual estos últimos días están girando los mayores debates tras la consecución finalmente del primer título mundial de F1 por parte de Nico Rosberg.
Por supuesto yo no iba a ser menos y también tengo algo que decir al respecto aunque no puedo garantizar imparcialidad...cosa que por otro lado nunca he tenido escribiendo aquí. No se trata de eso.
Se trata de opinar, y los más fieles lectores/as ya sabrán de qué pie cojeo; del pie de Hamilton para más señas.
Nada más concluir el GP de Abu Dhabi no escuché otra cosa que no fuesen halagos hacia el nuevo campeón de boca de todo el mundo, muchos de los cuales tan sólo un par de semanas antes tacharon al "buen alemán" de poco menos que cobarde por sus "sollozos" por radio para suspender la carrera de Interlagos entre otras cosas venidas de lejos, como su evidente falta de garra. Quizá cobarde sea excesivo porque ralla la falta de respeto pero cagón creo que es un calificativo bastante apropiado.
Mi posición al respecto de todo esto quedó muy clara en el último artículo (F1 en remojo) y se ha cimentado un poco más con lo visto en Yas Marina porque donde muchos, muchísimos, han querido ver una marrullería, una violación de no se qué pacto de caballeros (caballerosidad en la F1, que me da la risa), falta de ética, o como quiera cada uno decirlo, otr@s hemos visto un tipo que si de algo puede presumir es de aprovechar todas sus posibilidades al máximo, amén de utilizar la cabeza para algo más que para sostener el hans y, si bien es cierto que a veces en esa misma cabeza se producen cortocircuitos, creo sin duda que en el cómputo global Hamilton es mucho más completo que Rosberg.  Y a todos esos que le han criticado por ralentizar el ritmo de carrera para provocar una situación que pudiera beneficiarle (cosa que difiere bastante a otras "estrategias" del tipo de estrellar tu propio coche contra tu máximo rival para provocar su abandono como sí hicieron otros) les diría que menos criticar y más tomar ejemplo porque hay que tener unos bemoles bastante bien situados para atreverse a hacer tal cosa y enfrentarte a tu propio equipo en el intento. La mayoría no tendrían esos bemoles (ni esa ocurrencia) empezando por Rosberg, pasando por Toto Wolff y acabando por Jacques Villeneuve, el cual debe de pasar por un momento flojo de su vida porque no hace otra cosa que auto-publicitarse absurdamente.
Otros en cambio si han tenido bemoles para reconocer que hubieran obrado igual que el tricampeón británico... aunque una cosa es decirlo y otra hacerlo pero el posicionamiento queda expuesto.

Por cierto, no sé si alguien ha caído en la cuenta pero todos estos críticos hacia Hamilton flaco favor hacían a la vez para con su "defendido" Rosberg porque al mismo tiempo que uno ralentiza el ritmo para equiparar los monoplazas sucesores, el otro también puede tener los huevos de adelantarle y decirle "ahora vas y lo cascas" pero quizá eso era mucho pedir para un piloto que parece llevar el freno de mano puesto en muchas ocasiones y ese adelantamiento a Verstappen, precioso por cierto, parece la excepción que confirma la regla.

Y hablando de testosterona, el señor Wolff debe tenerlos también bien puestos aparte de mucha cara dura para salir en los medios criticando a Hamilton por, según él, haber seguido los consejos de Christian Horner e insinuando un futuro posible"salto" del tricampeón a Red Bull cuando unas cuantas semanas antes él mismo se encargó de contactar con el padre de Max Verstappen para insinuar al "díscolo" holandés que, básicamente, no diese por culo inmiscuyéndose en la lucha entre sus pilotos por el título; desfachatez total que, por otro lado, es uno de los santo y seña del Gran Circo

No obstante y hablando del "chico malo del paddock" mucho tienen que agradecer en el entorno de Rosberg que por una vez en Red Bull erraran con la estrategia de salir con gomas súper blandas y perdieran comba para haber dado por culo todo lo que ellos tenían preparado hacer porque entonces quizá no hubiese hecho falta que Hamilton sacara su conejo de la chistera, cosa que al final hizo gracias a un renacido Vettel que por una vez disfrutó de la estrategia de una Scudería que en tan mala situación está que cuando son capaces de enhebrar una aguja como el que dice, ya pueden darse por satisfechos. Penosa temporada para ellos, de cuyo futuro cercano ya hablé también la última vez.

Dicho lo cual, y como de merecimientos va la cosa, si había alguien que mereciese el título mucho más que otro sin duda ese es Hamilton; no tengo duda alguna. Dicho lo cual no quiero decir que Rosberg no mereciese ser campeón porque un tipo que gana nueve carreras en un año más cinco segundos puestos algo de mérito tiene no? El problema viene si el otro gana diez y en muchos otros aspectos te moja la oreja a base de bien. Conclusión: Rosberg se merece ser campeón, por los pelos, pero se lo merece ( mucho más de lo que se lo mereció su padre) pero Hamilton lo merecía muchísimo más. Y si no, que todo el mundo se pregunte si ven a Rosberg ganando más títulos frente a Hamilton en el futuro.

Y los españoles qué, pues más de lo mismo y muchas dudas para el futuro la verdad.
En Mclaren ya han agotado su cupo de cagadas y por el camino se han dejado a Ron Dennis ni más ni menos por aquello de las luchas de egos y el capitalismo. En un momento de tanta incertidumbre una figura como la de Dennis era esencial y el puesto lo ha ocupado un "yanqui" qu me temo ya ha cometido su primera metedura de pata al "proclamar" a los cuatro vientos que estaría encantado de teenr a Hamilton en Mclaren ( por aquello de los rumores) junto a, ojo, Fernando Alonso; si hubiera dicho Vandoorne hubiera quedado bien y todo pero no, va y suelta Alonso.
Cagadón doble para Mr. Brown porque ya está ninguneando al que hasta ahora, al menos, era su piloto de futuro sin que todavía se halla subido al coche de 2017 y segundo porque de nuevo siguen sin saber por donde se andan estos anglo-nipones volviendo a empezar un proyecto por el tejado al hablar de contratar al mejor piloto del momento cuando ni siquiera tienen un coche competitivo.Mal, muy mal.
 Y esa rémora de 2015 sigue dándoles por culo porque donde Mercedes, Red Bull y Ferrari, o lo que es lo mismo, la competencia más lógica ya ha completado miles de kilómetros con las nuevas Pirelli, en Mclaren tendrán que conformarse con esperar las conclusiones de éstos como un vulgar equipo por no tener un mísero motor de 2015 que poder usar en dichos test; ya empieza el 2017 torcido.

Porque en un año donde tanto van a cambiar las dimensiones de neumáticos y paquetes aerodinámicos entre los cuales hay una influencia directa para tener un buen rendimiento general del coche, poder disponer de datos conclusos lo antes posible te da la posibilidad de trabajar con más certeza. Y eso Mclaren no lo va a tener hasta Febrero.

Unas nuevas reglas que tras lo que me he podido informar vienen a ser un claro fruto de la impaciencia por parte sobretodo de los equipos que peor han hecho las cosas en los últimos años y necesitaban un giro en la concepción de los coches para empezar de cero como el que dice.
No cejaron en el empeño de excusarse en la falta de ritmo, diversión, adelantamientos,etc para lograr su empeño pero ahora que termina la temporada creo que todo eso son pamplinas porque han habido carreras muy buenas que desmontan definitivamente la teoría de que esta F1 es aburrida.
Pero como el barco ya ha zarpado, sólo queda ver que llegue a buen puerto; al menos los motores van a seguir intocables en su tecnología hasta al menos 2020.

Si, ya toca hablar de Carlos Sainz el "sufrido", un apodo este que se ha ganado para su desgracia en un año que si hubiese sido el último en Toro Rosso podría quedar de mal sueño pero no estoy seguro de ello ahora que volverá a conducir el coche filial de Red Bull y haber perdido la opción de Renault que ya sabemos era tan real como la vida misma. Esperemos al menos que el nuevo motor francés que llevará el coche si tenga evolución durante el año y lo que le han negado ahora pueda el madrileño ganárselo de nuevo para un futuro próximo con un coche que le permita mandar esos mensajes que tanto le gustan a su padre. En Yas Marina sin ir más lejos los mandó bastante elocuentemente hasta que se lo llevaron puesto... precisamente un Renault. Parece un mal chiste